Saltar navegación (alt + s)

Noticias

de la provincia de Sevilla

Villalobos visita las obras de la Autovía SE-40, Sector Este, en el tramo entre Alcalá de Guadaíra y Dos Hermanas

Formando parte de un grupo de autoridades locales y regionales, encabezadas por el ministro de Fomento

 

04-180417 VISITA SE 40
Villalobos entre el grupo de autoridades que han visitado el proyecto de las nuevas obras de la SE-40

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ha visitado hoy las obras de la Autovía SE-40, sector Este, en el tramo que va desde Alcalá de Guadaíra (A-376) a Dos Hermanas (A-4), el que se considera cualitativamente más importante de este viario, desde el punto de vista de la mejora de la movilidad del Área Metropolitana.

 

Villalobos formaba parte de un nutrido grupo de autoridades locales y regionales, encabezadas por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, con la alcaldesa de Alcalá de Guadaíra, Ana Isabel Jiménez; el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano; el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz; el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Ricardo Gil-Toresano, entre otros.

 

La Autovía SE-40, que se comenzó a ejecutar en 2007 y cuenta en la actualidad con 15 kilómetros en servicio, es un viario importante para la Sevilla Metropolitana, al tratarse de una ronda de circunvalación que, por una parte, redistribuirá los tráficos de esta zona y, por otra, paliará la alta densidad de vehículos que soporta la SE-30.

 

Actualmente, se encuentran en ejecución tres tramos de la SE-40, que suponen un total de casi 23 kilómetros nuevos: el que une la A-376 y la A-4, entre Alcalá de Guadaíra y Dos Hermanas; el que une Coria del Río y Almensilla, y el que permitirá enlazar con la A-49, aunque continúa paralizado, tras casi un lustro, el tramo bajo el río y la decisión de reflotar el macroproyecto para que ejecute a través de túneles.

 

El tramo correspondiente a las obras visitadas hoy, tiene 8,16 kilómetros y se divide en dos subtramos: desde la A-376 al enlace de la N-IV y desde éste a la A-4, lo que permitirá llegar desde Madrid y conectar con la autopista a Cádiz y viceversa. El proyecto está concebido para conectar con carreteras radiales, desde la permeabilidad total, manteniendo la continuidad de las estructuras peatonales durante todo el trazado, con una diversidad de tipología de obras para adaptarse a las exigencias del terreno por el que discurre, y con vocación de futuro, ya que toda la estructura viaria se pondrá en servicio con tres carriles pero serán cuatro los construidos, a fin de que se puedan habilitar con obras menores cuando el volumen del tráfico lo exija.