Saltar navegación (alt + s)

Noticias

de la provincia de Sevilla

Luz verde del Pleno al Plan de Residuos no Peligrosos, una apuesta de la Diputación por el asesoramiento y coordinación en esta materia para la provincia

La inversión prevista es de 349M€ hasta 2035, cantidad destinada a infraestructuras y a cambio del modelo de gestión, con el ‘quinto contenedor’

01-280121 PLENO PLAN RESIDUOS
Villalobos durante la sesión plenaria de hoy en la Diputación

El Pleno de la Diputación de Sevilla ha dado hoy luz verde al Plan de Residuos no Peligrosos de la Provincia de Sevilla, un documento estratégico en materia de gestión de residuos, con un ámbito de actuación contemplado hasta 2035, que supone una clara apuesta de la Institución en su papel de asesoramiento y coordinación en este ámbito para los ayuntamientos sevillanos, en los que recae por ley la competencia de la gestión del servicio que, en muchos casos, tienen delegada en unidades de gestión.

 

El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, se ha felicitado por la consecución de este plan provincial, ‘que es el primero aprobado en ámbito andaluz que está perfectamente alineado con el Plan Integral de Residuos de Andalucía y en sintonía con los planes estatales y las políticas de la Unión Europea, que pone el acento en el reciclaje y aprovechamiento de residuos, con el objetivo de que solo el 10% de los residuos se entierren en vertedero en el año 2030’.

 

Durante la sesión plenaria ha sido la diputada provincial de Servicios Públicos Supramunicipales, Trinidad Argota, quien ha expuesto las líneas maestras del Plan, adelantando que la inversión prevista es de 349M€ hasta 2035 y, en cuanto a la financiación, ha explicado que ‘va a nutrirse de aportaciones de la Diputación y de otras instituciones, incluidas las de ámbito europeo’ y, en este sentido, ha recordado que la Diputación ha incluido el Plan entre los proyectos más importantes presentados al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, Next Generation EU.

 

‘Se trata de una cantidad destinada a acciones de formación, concienciación e inversiones en nuevas infraestructuras o modernización de las existentes y, sobre todo, al cambio de modelo de gestión, con la implantación progresiva del ‘quinto contenedor’, el de la extracción orgánica, con una inversión de 180 millones, y con la recogida ‘puerta a puerta’ que, garantiza en los pequeños núcleos de población y en los centros históricos que se pueda realizar esa acción de reciclaje’, ha explicado la diputada.

 

 

‘En el Área de Servicios Públicos Supramunicipales de la Diputación llevamos trabajando en la elaboración de este Plan desde 2017’, ha dicho Argota, que considera fundamental ‘el carácter profundamente participativo’ de todo el proceso. ‘Hemos dado voz a los ayuntamientos y a las unidades de gestión, tanto en el diagnóstico como en la información pública de la versión preliminar, dirigiéndonos a más de 300 agentes interesados, y hemos contestado y reflejado en el contenido del Plan todas las alegaciones presentadas al mismo’.

 

Un proceso de elaboración que ha culminado con la Declaración Ambiental Estratégica, emitida por la Secretaría General de Medio Ambiente, Agua y Cambio Climático, mediante resolución de 24 de noviembre de 2020 y publicada en el BOJA de 9 de diciembre de 2020, dando así vía libre para la aprobación definitiva del Plan de Residuos no Peligrosos de la Provincia de Sevilla por parte de Plenario provincial.

 

HACER DE LA PROVINCIA UN EJEMPLO DE GESTIÓN DE RESIDUOS URBANOS

 

Destaca la diputada que ‘estamos ante el instrumento que define la estrategia general de la política de residuos en la provincia de Sevilla, con la finalidad de establecer la buena gobernanza, el cumplimiento de la jerarquía de residuos y la sostenibilidad económica, ambiental y social del sistema de gestión de residuos no peligrosos’ y considera que se trata de un plan que ‘sienta las bases de futuro y plantea objetivos ambiciosos para que la provincia sea un ejemplo en la gestión de los residuos urbanos’.

 

En la actualidad, la provincia cuenta con 6 mancomunidades (Los Alcores, Guadalquivir, Servicios de La Vega, Municipios Sierra Norte, Municipios Comarca de Écija, Intermunicipal Campiña 2000) y 1 consorcio, el de Medio Ambiente Estepa-Sierra Sur, con competencias en materia de residuos municipales,

 

Además, Sevilla cuenta con 4 plantas de tratamiento de residuos municipales, con planta de selección y clasificación de envases, planta de tratamiento mecánico biológico y vertedero controlado asociado: Centro de Montemarta-Cónica (Alcalá de Guadaíra), Planta de la Vega (Alcalá del Río), Planta de Mata Grande (Estepa) y Planta de Campiña 2000 (Marchena. También la provincia cuenta con 2 centros de selección y transferencia, situados en Espartinas y Bollullos de la Mitación, y 7 estaciones de transferencia.

 

En Sevilla el modelo consolidado de recogida selectiva en contenedores en la vía pública se apoya en 4 contenedores para la recogida de envases de vidrio, papel-cartón, envases ligeros (plásticos, metálicos y compuestos) y fracción resto, en la que se incluye la materia orgánica.

 

El Plan propone una serie de medidas y actuaciones, estructuradas en 4 programas que totalizan 53 acciones, y que pone un especial énfasis en la incorporación de ‘el quinto contenedor’, a fin de aumentar el reciclaje de la materia orgánica, biorresiduos generados en la cocina o en el jardín, con la correspondientes ventajas para el medio ambiente, la salud y la economía de la provincia, y la recogida ‘puerta a puerta’ en municipios pequeños.

 

Y otras medidas entre las que destacan: la construcción de 20 nuevos puntos limpios, que se unirán a los 79 que ya existen, manteniendo los 4 vertederos controlados actuales; incorporar a las unidades de gestión existentes a los 15 municipios de la provincia que no están mancomunados o consorciados y reubicar a otros con criterios de viabilidad económica y ambiental, como pueden ser la reducción de los recorridos de transportes.

 

Se propone un centro de tratamiento mecánico más, añadido a los 4 actuales (Alcalá de Guadaíra, Alcalá del Río, Estepa y Marchena), aunque sin vertedero asociado, y una nueva planta de clasificación de envases.

 

Además, se apuesta por 7 nuevas plantas de compostaje de biorresiduos y a las estaciones de transferencia existentes se añadiría una nueva y se remodelarían algunas de ellas. Finalmente, habría que construir 20 nuevos puntos limpios fijos, instalar 7 móviles y ampliar los 78 que ya existen. El objetivo: que haya uno por cada municipio, aunque con más unidades en municipios con mayor número de población y agrupados en pueblos más pequeños.