Saltar navegación (alt + s)

Noticias

de la provincia de Sevilla

Almadén de la Plata vive con orgullo la presentación del libro sobre la biografía de Francisco Infantes Florido

07-270718 LIBRO JIRONES DE VIDA
La alcaldesa de Almadén junto a Villalobos, flanqueados por los autores del libro.

'Ya lo dijo hace unos días Benjamín Prado, la memoria histórica es mirar al pasado y no poder sentir otra cosa más que orgullo'. Con estas palabras ha iniciado el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, el acto de presentación del libro sobre la vida de Francisco Infantes Florido, 'Jirones de una vida', , ante un auditorio, un pueblo, lleno de dicho sentimiento porque vea la luz esta biografía del que fuera vecino de Almadén de la Plata, militante de Izquierda Republicana y salvado por los pelos de morir fusilado en 1936.

 

Publicada por la editorial Páginas del Sur, han sido su hijo, Carlos Infantes Alcón, médico cardiólogo, y uno de sus pacientes, el crítico taurino José Luis López Marín, los encargados de recopilar en esta obra el desengaño por la España franquista tal y como este escritor perteneciente a la generación del 27 lo vivió y lo narró.

 

Villalobos ha destacado 'el orgullo manifiesto de un hijo, una persona culta y comprometida por reivindicar una voz silenciada por las circunstancias y las coyunturas; y el de un pueblo, y el orgullo también de un pueblo que pone en valor el pensamiento y la palabra de uno de sus hijos ilustres, hasta ahora no suficientemente vindicado'.

 

El mandatario provincial ya mostró su máximo apoyo a la publicación de esta obra en la en el encuentro que mantuvo hace unas semanas con ambos autores, una reunión en la que también participó la alcaldesa de la localidad, Felicidad Fernández, y en el que repasaron las claves de un momento puntual de la historia de España que su padre, según cuenta Carlos Infantes, recogió 'en un libro lleno de vida y amor, escrito con el corazón, que él no quiso publicar con Franco vivo'.

RECUERDO A SU BIOGRAFÍA

Para el presidente de la Diputación de Sevilla, 'a la biografía de Francisco Infantes Florido le sobran ingredientes de personaje'. Nació en Almadén de la Plata, en 1906, cuatro años más tarde que Cernuda y Alberti y ocho más tarde que Lorca y Aleixandre, tercero de los diez hijos de Basilio Infantes y María Florido y hermano de José Antonio Infantes Florido, obispo, primero de Canarias y luego de Córdoba.

 

En el pueblo se levantaba a las tres de la mañana para recoger la aceituna y a las diez de la mañana estaba en las almazaras de Santa Olalla del Cala. Afincado luego en Sevilla con su mujer, Concha Alcón, cuyo hermano fue fusilado por milicianos en plena Guerra Civil, vendía productos del pueblo frente al Hotel Majestic, el actual Hotel Colón.

Villalobos ha recordado la sencillez y gran desenvoltura de este gran escritor. 'Amigo íntimo de un zapatero remendón, que aprendió cantes y coplas con muleros y gañanes, Francisco Infantes era un buscavidas que, sin saber inglés, se fue a Inglaterra a vender castañas de Galaroza y acabó entrevistado en la BBC. Fue amigo de Azaña y se carteó con Pío XII, Kennedy, Kruschev y Churchill, quién le respondió a través de su secretaria agradeciéndole el ejemplar que le había enviado del Romance de Juan Belmonte, torero de quien también cultivó su amistad'.

Poeta entre poetas, Francisco Infantes Florido llegó a dirigir una revista, 'Nueva Poesía', con la que colaboraron García Lorca y Jorge Guillén y que dejó de publicarse en el año 36. Además, según verificó el periodista Antonio Burgos, es el autor de la letra de 'La hija de Don Juan Alba', una canción que popularizó María Dolores Pradera, que él compuso en una noche de juerga con amigos en el estudio de Juanito Mostazo, junto a Luis Riva, autor de la música.

BIOLOGÍA DEL 27 Y ALMA DEL 98

Francisco Infantes Florido era un poeta con credenciales biológicas del 27 y con el alma del 98. Un espíritu unamuniano, que se aprecia en su compleja relación con Dios y con la religión católica, con un sentido de la ética inquebrantable, que transmitió a sus hijos.

En sus últimos años, todo lo que escribía a mano se lo pasaba a Amparo, la secretaria de su hijo, el Dr. Carlos Infantes Alcón, para que se lo mecanografiara. A su muerte, en 1990, el Dr. Infantes quiso sacar a la luz los escritos de su padre, sin imaginar que existía otro libro, materiales inéditos, algunos de tiempos de la Guerra Civil, que su padre guardaba en una maleta que tenía uno de su hermanos.

”Jirones de toda una vida” son las memorias de un antifranquista desengañado con su país, un libro con materiales de Chaves Nogales, que se acuerda también de la infancia, que incluye romances, vivencias, recuerdos, cuentos, semblanzas de personajes, canciones y un conjunto de axiomas que lo refuerzan como una joya bibliográfica.