Saltar navegación (alt + s)

Noticias

Villalobos, en la 'galería de presidentes' en la Casa de la Provincia de la Diputación de Sevilla

El presidente de la Diputación de Sevilla, Javier Fernández, y su antecesor en el cargo, Fernando Rodríguez Villalobos, han descubierto juntos el retrato institucional de éste último, con el que se pone el broche a sus dos décadas de municipalismo en ejercicio desde la Diputación, retrato obra del pintor sevillano Curro González, que se incorpora desde ayer mismo a la galería de retratos de los presidentes democráticos de la Institución Provincial, en la Casa de la Provincia.

 

Durante la recepción que la Diputación ha dedicado a su quinto presidente desde que se iniciara la andadura democrática con motivo de la colocación del retrato institucional, Javier Fernández ha puesto el acento en la figura y la trayectoria de Villalobos, precisamente en esa dimensión municipalista que él siempre ha reivindicado.

 

‘Hay quien dice que las transiciones políticas son muy difíciles y que se rompen amistades cuando alguien toma el relevo de otro. Para mí Fernando es un obrero del municipalismo, pero a la vez es un maestro. He aprendido muchísimo con él y creo que varias generaciones de alcaldes y alcaldesas de la provincia de Sevilla han aprendido muchísimo de la mano de Fernando Rodríguez Villalobos y, por lo tanto, creo que hoy estamos haciendo justicia’.

 

Villalobos, acompañado por familiares, amigos, personalidades de distintos estamentos sevillanos y diputados de la Corporación que han coincidido con él en su última etapa, se ha mostrado ‘agradecido por darle esta emotividad al sencillo acto de colocar un retrato en una galería y profundamente honrado, como no, por pasar a formar parte de la historia de mi provincia y de mi pueblo. De ese pasar por una gestión ardua, difícil, pero extraordinariamente bella’.

 

En el retrato institucional, Curro González ha representado a Villalobos en uno de sus entornos habituales durante su presidencia, con gran maestría en el dibujo y audaz cromatismo, y en perfecto equilibrio entre los valores humanos del retratado y la transmisión de las cualidades del prócer, características de este tipo de representaciones.