Saltar navegación (alt + s)

Noticias

de la provincia de Sevilla

Villalobos destaca la puesta en valor de la singularidad como factor para el desarrollo turístico de un territorio

El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, ha acompañado al presidente de la Mancomunidad de Desarrollo y Fomento del Aljarafe, Raúl Castilla;  al alcalde de Coria del Río, Modesto González; y a la alcaldesa de Espartinas, Olga Hervás, en la presentación del producto turístico ‘Aljarafe y Japón’.

La iniciativa, que incluye señalética turística y una aplicación para dispositivos móviles, se basa en la guía ‘Ruta Hasekura’, editada   por la Mancomunidad de municipios aljarafeños en  colaboración con la institución provincial, al objeto de la promoción turística de la comarca.

“Ser creativos y poner en valor lo que hace a un territorio único y singular son factores necesarios para el desarrollo de su potencial turístico” ha destacado Villalobos en su intervención. En este sentido, subrayó que la apuesta de la Diputación, en este contexto, es la “diversificación” de la oferta turística de la provincia “en base a la singularidad”.

La guía hoy presentada, en palabras de Rodríguez Villalobos,  “difunde el conocimiento de  uno de los episodios más singulares de la historia europea en la Edad Moderna, que tuvo como escenario a la provincia de Sevilla, y más concretamente al Aljarafe”, en referencia a la llegada y estancia en los municipios de Coria del Río y Espartinas de la Embajada japonesa Keicho, a principios del siglo XVII. “Un capítulo de nuestro legado que ha dejado una huella muy profunda y muy visible en ambos municipios”.

Según relata la publicación, profusa en datos históricos y documentales,  tras un periplo inicial, la  Embajada Keicho, encabezada por el samurái Hasekura Tsunenaga, llega a Sevilla en 1614. Es cuando esta delegación del Lejano Oriente toma un primer contacto con la zona del Aljarafe, en concreto, con las localidades de Coria y Espartinas, entre cuyos términos se repartió el alojamiento del contingente japonés. Tras una visita a Italia, la Embajada recaló de nuevo en Sevilla. Entre 1616 y 1617, Hasekura residió en el Monasterio de Loreto (Espartinas), desde donde inicia finallmente regreso a Nueva España y Japón, donde llegó en 1620.


A través de la singular historia de la Embajada Keicho, la guía se adentra en el pasado de la comarca del Aljarafe, un territorio donde buena parte de los usos y costumbres tradicionales encuentran su origen precisamente en la Edad Moderna.


El producto ‘Aljarafe y Japón’ establece además una ruta por Coria del Río y Espartinas, siguiendo las huellas de la histórica misión japonesa en ambos municipios aljarafeños.

Para Villalobos,  “esta iniciativa constituye una relevante aportación, tanto al conocimiento de nuestro legado histórico, como al impulso turístico de la comarca y de nuestra provincia”.