Saltar navegación (alt + s)

Noticias

de la provincia de Sevilla

Villalobos anima a la asociación 'La Huella de Álex' a continuar con 'una carrera que tiene el mejor de los objetivos'

La III Carrera Solidaria se celebró ayer en Cantillana, con 372 participantes cuyas inscripciones se destinan a la lucha contra el cáncer infantil

 

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ha mostrado hoy su agradecimiento a los vecinos y vecinas de la localidad sevillana de Cantillana por la labor que realizan todo el año y, en especial, en el día de ayer con la celebración de la III Carrera Solidaria contra el Cáncer Infantil, una iniciativa inspirada en el deseo del niño Alejandro Ortiz, de ayudar a otros niños enfermos de cáncer, que expresaba en una carta encontrada por sus padres tras su fallecimiento, precisamente a causa de esta enfermedad.

 

'Todo es emocionante en torno a esa carrera, a su gestación y a su propósito', ha dicho Villalobos. 'La temprana muerte de Álex. Esa carta, que dio alas a sus padres para materializar este evento de deporte y de solidaridad. La marea solidaria en favor de la vida y del apoyo a los pequeños afectados y a sus familias. La intensa 'huella de Álex', que impregnó ayer cada rincón de Cantillana'.

 

'Los cantillaneros y cantillaneras habéis hecho posible que ese sueño de Álex se haya proyectado imparable, en tantos despertares de vidas nuevas. Y me siento muy agradecido de poder compartirlo con vosotros', ha asegurado el presidente.

 

Joaquín Ortiz y María del Mar Campos, los padres de Álex Ortiz, acompañados por la alcaldesa de Cantillana, Ángeles García, han visitado hoy al presidente para contarle el proyecto. Ellos son la auténtica chispa que hizo surgir 'La huella de Álex', una multitudinaria carrera popular, que en sus tres ediciones ya ha conseguido recaudar una importante suma, destinada a la asistencia y tratamientos complementarios y paliativos para niños con cáncer.

 

En la tercera edición celebrada ayer, se han contabilizado 372 corredores inscritos que, con una cuota de 5 euros para todas las categorías, han hecho posible la disponibilidad de nuevos recursos para abordar este objetivo, a los que se suma un dorsal 0 solidario, al que voluntariamente también se han hecho llegar muchas donaciones.

 

La principal novedad de la edición de ayer fue la constitución de la Asociación 'La Huella de Álex', que organizó la carrera con la colaboración del Ayuntamiento cantillanero, y que acometerá otras actividades con las que apoyar tratamientos paliativos, proyectos de investigación y colaborar con el ala de oncología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

 

El rojo fue el color de las camisetas con las que los corredores tiñieron las calles de Cantillana, andando y corriendo contra el cáncer infantil. Un evento deportivo reinventado y mejorado en esta edición, que se presentó en una gran gala en la que se nombraba como padrino al cantante sevillano Álex Ortiz, elegido entre otros motivos por compartir nombre con el niño inspirador del proyecto, y que ha contado con el cartel anunciador del pintor cantillanero, Manuel Jesús Naranjo, quien, con un gran corazón rojo y con una frase que Álex dejó escrita, 'mi meta es la ayuda', ha sacudido el sentimiento de todo el pueblo.