Saltar navegación (alt + s)

Noticias

de la provincia de Sevilla

Villalobos: 'España debe seguir siendo ese proyecto incluyente, integrador e igualitario que respira nuestra Constitución'

El presidente de la Diputación en la presentación del libro de Alfonso Guerra

 

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, recibía en la Casa de la Provincia de esta Institución al ex vicepresidente del Gobierno y ex diputado al Congreso de los Diputados por Sevilla, Alfonso Guerra, quien acudía al Organismo para la presentación en la capital hispalense de su libro 'La España en la que creo'.

 

Villalobos, que formaba parte de la mesa de presentadores de Alfonso Guerra junto a la parlamentaria andaluza, Susana Díaz; la columnista y escritora, María Elvira Roca, y la directora general de La Esfera de los Libros, Ymelda Navajo, expresaba su concidencia con Guerra en la defensa de la Constitución Española del 78.

 

'España debe seguir siendo ese proyecto incluyente, integrador e igualitario que respira nuestra Constitución.Con sus revisiones, si así lo acordamos entre todos, pero dentro de la Carta Magna, siempre. Fuera de ahí, sólo existe la caverna', ha dicho Villalobos, quien ha mostrado también su preocupación 'porque ocurre que, cuando los de enfrente hacen mucho ruido, aun siendo más en este lado, pareciera que no estamos en condiciones siquiera de plantar debate ideológico al respecto'.

 

Según Villalobos, 'es precisamente en estos momentos cuando la sociedad más necesita de referentes y líderes, que postulen con firmeza todo aquello que el imaginario colectivo no se atreve siquiera a decir. Por eso 'La España en la que creo' es tan oportuno y tan necesario en estos momentos, para impulsarnos a la defensa del proyecto colectivo que mejores y más abundantes frutos de progreso ha traído a este país.

 

'La España en la que creo', publicada por La Esfera de los Libros, es un ensayo en el que, según el mismo Alfonso Guerra ha explicado, trata 'de evitar la deriva hacia la desaparición del Estado, así como la vuelta al cainismo histórico de la vida española, desde el orgullo de la Transición'.