Saltar navegación (alt + s)

Noticias

de la provincia de Sevilla

La Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores funciona como respuesta al envejecimiento de la población con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los mayores

En la Jornada organizada por la Diputación

IMG-20191211-WA0003
La diputada provincial Rocío Sutil, representantes del Ayuntamineto de San Sebastián, la representante de la Secretaría General del IMSERSO, el presidente de la Diputación, el representante del Consejo Provincial de Sevilla y del Consejo Andaluz de Personas Mayores, y técnicas de varios ayuntamientos sevillanos antes del arranque de la Jornada

La Diputación de Sevilla, a través de su Área de Cohesión Social e Igualdad, ha organizado una Jornada dedicada a la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, que fue impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace diez años y cuenta con 1000 ciudades y comunidades en 42 países. En España forman parte 186 municipios, de los que 14 son andaluces y 3 de Sevilla.

El presidente de la Institución Provincial, Fernando Rodríguez Villalobos, ha recibido a varias de las personas ponentes que han presentado las líneas generales de este proyecto de Ciudades Amigables con las Personas Mayores con las que ha intercambiado impresiones antes del comienzo de la sesión. Villalobos les ha expresado que ‘las administraciones públicas estamos obligadas a propiciar entornos y ofertas acordes con las necesidades de nuestros mayores a pesar de que hay que recorrer mucho camino aún’. El mandatario provincial ha manifestado que, de momento, los ayuntamientos de Sevilla, Utrera y La Puebla de Cazalla ya pertenecen a esta malla y que ‘merece la pena abundar en la participación de todos’.

En la Jornada, que ha sido conducida por la diputada provincial responsable de las políticas sociales, Rocío Sutil, ha intervenido en primer lugar la coordinadora de esta Red de la Secretaría General del IMSERSO, del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Maite Pozo, quien ha explicado que esta Red nació como respuesta al envejecimiento de la población con el objetivo de mejorar los entornos físicos y sociales a fin de promover un envejecimiento activo y saludable que contribuya a mejorar la calidad de vida de las personas mayores facilitando su autonomía.

Pozo ha explicado que desde que se inició la Red en 2010, la OMS ha seguido trabajando en ella implantándola y fortaleciendo, de manera que en este momento forma parte de toda una estrategia de la Organización Mundial de la Salud para promover el envejecimiento saludable y activo, y está en consonancia con los objetivos del Desarrollo Sostenible que se acordaron con la implicación de 194 países en el marco de la ONU en 2015, y acorde a esos objetivos se valoraron las estrategias mundiales sobre envejecimiento y salud de la OMS en 2016. En ese marco, se está preparando el camino hacia la década del envejecimiento saludable, que tendrá lugar entre 2020 y 2030 y en él se integra también la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores como herramienta que la OMS quiere utilizar en esa década del envejecimiento saludable.

Maite Pozo ha expresado que se pretende a través de la Red que realmente haya alianzas entre ciudades compartiendo conocimientos para lo que se hace en un sitio se pueda aprovechar en otro, de ahí que sea una Red y no proyectos individuales.

La OMS persigue toda una participación de las personas mayores para evaluar el contexto y lugar donde se vive para saber si responde a las necesidades de aquéllas y en qué se puede mejorar. Pozo también ha incidido que la sociedad se encuentra en estos momentos con dos grandes retos: el cambio climático y el cambio demográfico, que hay que abordar.

 

Envejecimiento demográfico

En cien años, entre 1950 y 2050 la población mundial se habrá multiplicado por 3,7. La población mundial mayor de 60 años se habrá multiplicado por 10 y la población mundial de 80 años lo hará por 27. El cambio en la estructura demográfica en los países del mundo es ‘enorme’, como ha explicado Pozo. En los países de América Latina comienzan ahora pero va más rápido el crecimiento con respecto a lo que ha ocurrido en Europa.

Por su parte, España tiene la esperanza de vida más alta del mundo, después de Japón. Viven más las mujeres que los hombres. Las primeras con una media de 86,2 años y los varones con 80,4 años. El 19,1% de la población tiene 65 años o más y esto supone casi 9 millones de personas que tienen más de 65 años en España. Las previsiones apuntan que para 2050 las personas mayores de 65 años supondrá el 30% del total de la población española, alcanzando la cifra de 13 millones de personas.

También, las personas mayores de 80 años crecerán exponencialmente respecto a los otros grupos de edad de la población y en 2050 serán más de 4 millones de personas.

Con respecto al entorno urbano y rural, Pozo ha dicho que en números absolutos, el envejecimiento suele ser mayor en el entorno urbano, en las ciudades, pero en porcentaje el envejecimiento demográfico es mayor en los pueblos y esto supone un cambio en la estructura demográfica que habrá que abordar desde la reorganización social, económica y de relaciones. Y para abordarla es necesaria una respuesta desde las administraciones de una manera coordinada con organizaciones sociales o civiles, sindicatos y colegios profesionales, entre otros.

En la Jornada también han participado responsables del Ayuntamiento de San Sebastián y de los municipios sevillanos de Utrera y de la Puebla de Cazalla que, junto a responsables del Consejo Provincial de Sevilla y del Consejo Andaluz de Personas Mayores, han participado en la Jornada en la mesa dedicada a las experiencias sobre la puesta en marcha y desarrollo del proyecto Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, que ha contando con una amplia asistencia de responsables y técnicos municipales y provinciales.