Saltar navegación (alt + s)

Noticias

de la provincia de Sevilla

La Casa de la Provincia de la Diputación adapta su horario de visitas a la Semana Santa sevillana

Las exposiciones de Bermejo, Elías Cañas y Arturo Redondo, además de las dos permanentes, cerradas lunes y viernes santos

 

A escasos días de que la capital hispalense celebre su Semana Grande de Pasión, la Casa de la Provincia de la Diputación de Sevilla hace público el horario de visitas que mantendrá en estas fechas, en las que las instituciones y entidades ubicadas en el Centro de la ciudad se adaptan a las condiciones propias de la celebración.

 

Así, el horario de visita de exposiciones de la Casa de la Provincia durante la Semana Santa queda como sigue: Domingo de Ramos, Martes, Miércoles, Jueves y Sábado Santos (días 14, 16, 17, 18 y 20 de abril), la Casa estará abierta de 10 a 14 horas. El Domingo de Resurrección (día 21 de abril), estará abierta de 10 a 14 y de 18 a 21 horas. Y permanecerá cerrada al público el Lunes Santo (día 15 de abril), porque tradicionalmente cierra este día de la semana, y el Viernes Santo (día 19 de abril) por la festividad.

 

En estos días, en los que los sevillanos disponen de vacaciones y la capital recibe un gran número de turistas, la Casa de la Provincia de la Diputación cuenta con una amplia oferta expositiva, con tres muestras temporales, muy diversas y orientadas a un público amplio y heterogéneo, y sus dos exposiciones permanentes:'Despacho Plácido Fernández Viagas', abierta desde diciembre de 2006 y que recrea lo que fue el primer despacho de la Presidencia de la Junta de Andalucía, en su etapa preautonómica, cedido, entonces, por la Diputación, y 'La Imprenta de San Eloy. Pinturas de Joaquín Sáenz', que expone la colección del mismo nombre de Sáenz, una de las figuras más prestigiosas y reconocidas del panorama actual del arte de nuestro país, adquirida en 1992 por la Fundación Pública Luis Cernuda y expuesta en este Organismo desde 2006.

 

En la Sala Triunfo, hasta el 28 de este mes, el pintor sevillano José María Bermejo, uno de los máximos exponentes de la pintura abstracta sevillana, expone 'La palabra, la pintura, el silencio', una muestra comisariada por el artista y crítico de arte, Juan Ignacio Tovar, que reúne alrededor de sesenta obras procedentes de dos series de pinturas en las que el artista ha estado trabajando desde 2006, y que se denominan: 'Transmisiones' y 'Pintura continua'. Bermejo pertenece a una generación que supuso la ruptura de la plástica sevillana con los cánones tradicionales de la figuración y, por lo tanto, la apertura a la modernidad allá por los años sesenta, junto a: Gerardo Delgado, José Ramón Sierra, Ignacio Tovar o Manuel Salinas.

En la Sala Provincia, hasta el 5 de mayo, se rinde homenaje al recientemente fallecido doctor Elías Cañas, fundador de la Consulta de Salud Internacional en el Hospital Virgen del Rocío, con 'Acuarelas. In memoriam', una muestra organizada por la Agrupación de Acuarelistas de Andalucía, Vocalía de Sevilla, de la que Cañas había sido presidente, con la colaboración de los ayuntamientos de Carmona y Sanlúca la Mayor. Se exhiben unas cincuenta obras de Cañas, acuarelista, representativas de la temática y técnicas que abordó, con afán investigador. Acuarelas que reflejan el gran compromiso social de un espíritu libre y abierto, colorista y alegre.

 

Por último, en la Sala Romero Murube, estará presente hasta el día 28 de este mes y, en paralelo, en Sanlúcar de Barrameda, el ilustrador Arturo Redondo, con la exposición 'Sevilla y Sanlúcar en 1519. El origen de la primera vuelta al mundo', una muestra muy orientada también al público infantil, que forma parte de los actos oficiales de celebración del 500 aniversario de la primera circunnavegación de la Tierra por parte de Magallanes y El Cano, que realiza la Junta de Andalucía, con los ayuntamientos de Sevilla y Sanlúcar de Barrameda y las diputaciones provinciales de Sevilla y Cádiz.

 

Un paseo visual por recreaciones imaginadas y, a la vez, cuidadosamente documentadas, que abre una ventana que nos permite ver cómo eran Sevilla y Sanlúcar de Barrameda y parte del Guadalquivir en la época, con un objetivo didáctico y una perspectiva histórica que, en palabras del historiador Fernando Olmedo: 'invita al espectador a degustar la hondura histórica y textura vital de la Primera Vuelta al Mundo en su teatro imprescindible'.