Saltar navegación (alt + s)

Noticias

de la provincia de Sevilla

Jesús Cosano inicia en Aconcagua la colección 'Los invisibles', con la reparación de una injusticia histórica con los negros sevillanos

Su autor lo ha presentado en la Casa de la Provincia de la Diputación

 

El investigador, productor y creador, Jesús Cosano, ha presentado, en la Casa de la Provincia de la Diputación de Sevilla, un libro titulado 'Hechos y cosas de los negros de Sevilla', primer volúmen de una nueva colección que edita Aconcagua Libros bajo el lema 'Los Invisibles'. En el acto de presentación del libro han acompañado al autor el editor, Ángel del Pozo Redondo, y Raúl Rodríguez, compositor y antropólogo,

 

En su obra, el que fuera director de la Fundación Pública Luis Cernuda desde 1987 hasta 1995, plantea una crónica sorprendente y desconocida sobre las historias de los esclavos negros en Sevilla, que durante cientos de años aportaron a la ciudad una mirada diferente. Cosano, que lleva más de treinta años investigando de forma privada la historia de las poblaciones negras en la Península Ibérica, quiere reparar la injusticia de su ocultación histórica, revelando sus historias.

 

En ellas se van mezclando ficción con realidad y se convierten en un pretexto para ir conociendo los lugares y los personajes que, junto a la población esclava, son sus protagonistas. Por una parte, los esclavos capturados por los portugueses y españoles en el continente africano, que llegaron a la Península Ibérica en los inicios del gran tráfico; por otra, los miles que nacieron, vivieron y murieron en Sevilla, Córdoba, Cádiz, Málaga, Badajoz, Barcelona y Valencia, que fueron las principales ciudades peninsulares de recepción de esclavos.

 

El libro está formado por doce relatos de ficción, historias noveladas, apoyadas en hechos reales sobre personajes que sí existieron en realidad. Se trata de relatos contextualizados en el tiempo en el que ocurrieron los hechos y apoyados por documentos fehacientes que los avalan. 'Mi propósito', dice Cosano, 'es hacer visibles a los negros españoles. Que se conozcan por sus bocas sus quehaceres diarios, cuáles eran sus pensamientos, sus preocupaciones, sus sueños, cuando no los vigilaban sus dueños'.

 

El grueso de la narración transcurre en el siglo XVI, excepto el último capítulo, dedicado a Leonor María mulata clara, que se desarrolla en el siglo XVII, y una pequeña referencia a los negros de El Pedroso, circunstancia histórica ocurrida ya en el XIX.